Consulado General en Hamburgo

Recorriendo el Noroeste Argentino de la mano de Die Welt

La publicación alemana "Die Welt" dedicó en su edición impresa del 17 de noviembre un artículo sobre el NOROESTE Argentino - Cumbres Calchaquíes.

La periodista, Sra. Ute Müller, entre otros representantes de medios locales,  participó en el "media trip" organizado por el Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR)  a la Argentina en el mes de septiembre de 2017. 

Copia del artículo escaneado

Traducción no oficial del artículo

El salvaje oeste de Argentina

En la Provincia de Tucumán se puede descubrir la historia, el presente y las creencias de los pueblos originarios.

Mucho antes de la llegada de los conquistadores españoles ya se amontonaban: los cardones gigantescos, con una distancia respetuosa entre uno y otro, por encima del paisaje abierto.  Muchas personas aquí en las regiones secas del Valle Calchaquí creen que estos gigantes inmóviles son en realidad antepasados que se transformaron en plantas. Sus armas son las espinas largas con las cuales defienden al valle y a la vida de sus habitantes , dice el historiador Daniel Bolomo. No obstante estas espinas les han prestado poco servicio a estos gigantes verdes. Durante 135 años lucharon los pueblos originarios de forma heroica contra los conquistadores españoles que llegaron en el año 1535. Al final terminaron sometiéndose.

Y a pesar de este hecho, los habitantes de las comunidades asentadas a lo largo de la sinuosa ruta nacional R307 han sabido guardar sus formas de vida y sus tradiciones a lo largo de los siglos. En ninguna otra parte de Argentina viven tantos descendientes de las sociedades originarias como en el seco Noroeste argentino, donde brilla el sol 360 días al año.  Muchos europeos relacionan esta región sólo con los gauchos pero aquí late el corazón de la cultura originaria como lo atestiguan la gran cantidad de ruinas precolombinas , dice Bolomo. Para muchos argentinos este lugar tiene un componente sacro.

Por ejemplo, los Amaichas, que descienden por su parte de las comunidades diaguitas que vivían en el Norte de Chile y en el Noroeste argentino, llegan a las 8000 personas. Son un pueblo muy orgulloso dado que junto al intendente también gobierna un cacique, al igual que un consejo de ancianos, cada posesión es propiedad comunitaria. También la  Bodega los Amaichas  la única bodega indígena en Sudamérica, que fue inaugurada en 2016, pertenece a todos los habitantes del pueblo y con sus ingresos se alimentan 45 familias.

Allí trabaja Gabriela Valderrama, una de las mujeres Amaicha, detrás de cuya casa también florecen vides.  Con las piedras recolectadas de los alrededores hemos construido una bodega de forma de círculo y así hemos empleado el modo de construcción de nuestros antepasados . Aquí se producen 6600 litros de vino al año a partir de una uva criolla. Esta uva fue introducida en un primer momento por los jesuitas españoles para producir sus vinos de misa. Siglos más tarde los pueblos entonces subyugados se benefician de la misma:  Nuestro vino es un símbolo de nuestra espiritualidad y de nuestro empeño por vivir en consonancia con la naturaleza y por rendir tributo a nuestra madre tierra, la Pachamama  dice Gabriela y sirve un vaso de vino tinto.  Le tenemos que agradecer todo a ella .

En qué medida todo gira alrededor de la Pachamama es posible develar al poco arribar a la localidad de Amaicha del Valle, que en un primer momento hacer recordar a uno de estos pueblos de índios del lejano oeste. El Museo de Escultura representa el centro de la localidad; a nivel mundial es el de mayor envergadura. Este museo es la creación del artista indígena Héctor Cruz. La máscara pétrea gigante de la Pachamama lanza una mirada sombría a los visitantes y los abduce de forma inevitable.  Quería explicar la mitología de las personas que viven aquí , dice Cruz, quien también ha inmortalizar al Dios solar y a la Diosa lunar.

Pero también hay una Pachamama de carne y hueso. Cada año en el mes de febrero el consejo de ancianos de la comunidad elige una representante, este año salió congraciada la señora Gregoria Navarro de 77 años de edad. A ella se le permite este año representar a la madre tierra. Con sus trenzas largas y montada en su burrito recorre el pueblo acompañada por sus cantos y sus golpes de tambor.  Esto es nuestro carnaval, dice Bolomo.

El 1ro de agosto se celebra el Día de Acción de Gracias y se acercan muchos cristianos de los alrededores o incluso algunos vienen desde Buenos Aires. En pequeñas construcciones de piedras, llamadas apachetas, se colocan granos de maíz, de café, hojas de coca, o de tabaco, o cigarrillos como ofrenda. Con las palabras del lenguaje quechua  Pachamama, kusilla, kusilla  (que sería  Pachamama, sé benévolo con nosotros ) cada uno deja su ofrenda con el fin de mantener a la madre tierra de buen humor por un año.

A unos 20 kilómetros al norte de Amaicha del Valle se encuentra el yacimiento arqueológico más impactante de la zona: las ruinas de Quilmes que se remontan al año 850 d.C. Unos pocos turistas se pierden entre sus recintos. La distribución aterrazada del asentamiento llama mucho la atención.  Sólo hemos tenido que restaurar un 10% de la ciudad original , aclara el historiador Bolomo. También aquí dominan los cardones gigantes el paisaje, testigos mudos de una catástrofe que tuvo lugar siglos atrás y muestra lo que también podría haber pasado con los Amaichas. Por aquel entonces residían aquí otro grupo originario, los calchaquíes, quienes primero debieron someterse a los incas y luego a los conquistadores españoles.

Los grupos originarios consiguieron durante mucho tiempo ofrecer resistencia a los conquistadores españoles pero los abatieron finalmente en el siglo XVII. Alrededor de 2000 indígenas fueron trasplantados a la fuerza, para muchos una marcha mortal, asentándose en las cercanías de la ciudad de Buenos Aires. Los sobrevivientes fundaron allí un nuevo Quilmes. Se podría decir que la historia tiene un final feliz: puesto que en esa ciudad se produce cerveza desde el siglo XIX. Se llama  "Quilmes"  y es la más popular de Argentina.

Consejos e informaciones:

Arribo. A Buenos Aires por ejemplo con Lufthansa (lufthansa.com) o Latam (latam.com). Desde allí con Aerolíneas Argentinas (aerolíneas.com.ar) hasta San Miguel de Tucumán y con auto de alquiler hasta Amaicha del Valle.

Hospedaje.  Sheraton Tucumán  en San Miguel de Tucumán, habitación doble a partir de 69 Euros (www.marriott.com). Estancia  Estancia Las Carreras  en El Mollar, habitación doble a partir de 79 Euros (www.estanciascarreras.com)

Información: www.argentina.travel

(En la foto: Piedras, cardones y lamas. En el Valle Calchaquí la Argentina presenta su naturaleza original.)